2 de junio de 2007

Hambre de luna

Hay noches
sobre todo hay noches,
en que gustaría comerme la luna,
descubro que parece una hostia,
de redondez completa frente a mí
incitante y lujuriosa
y con tan sólo abrir mi boca…
Otras noches
cuando es menguante
la saboreo
porque cabe justo en la medida de mi sonrisa.

1 comentario:

Cristián Gómez dijo...

prohibido andarte comiendo mis ciruelas oye tu

próxima vez que te pille, de un escobazo te bajo chiquilla demoledera!

GRRRRRRRRRRRRR