18 de junio de 2007

Ahogos

Vil recuerdo que ahoga,
cercena y mata el aliento

Tuve compasión
y para no ahogarme también
cogí de su pecho todo el olvido
se lo di a beber de un sorbo
entonces los ojos de angustia
subieron al cielo.

Dejé las últimas gotas
fue suficiente...
vi pasar los mios
no tuve opción
el infierno se desplegó
ardiente y maldito

Sylvia Rojas P.

3 comentarios:

La Palo ! dijo...

Heeeeeeyyy

tus poemas cortos son muy buenos!
este me gustó menos que los otros pero estan muy directos y sencillos..

bello

un beso!

1
2
3
me aborté

matlop dijo...

una joya!

Descubrí que los silencios
eran voces para otro oído.


=)


mil sonrisas para ti
M

Shyvy dijo...

Sonrisas para ambos, la que se aborta tardíamente o quizás nunca es tarde para hacerlo (je je je) y al joyero, los fui a leer a ambos, valiosos, no se pierdan.

Abrazos sofocantes