26 de septiembre de 2009

Area doce, mosca muerta.

















Una mosca solitaria vuela en este instante
viene de seguro de mierda ajena
ésta es una sapa, lo presiento, lo presiento
con tantos ojos no puede ser más que una mosca espía.
Planea, planea bien, tiene horas de vuelo
¿qué será ser mosca, venir a las clocas y morir?
debe ser equivalente a 70 años de mierda unos días en la tierra
no vuela alto, se mantiene a la altura del respaldo de las sillas
debe ser pesado volar alto o cerca del techo
pero en verano he visto a muchas pegadas a las nudos del cielo raso
y disfruto matándolas con la boca bien cerrada
porque confieso que algunas han caído certeras

al reírme por reventarlas
pero ésta insiste en dar rodeos cortos y rápidos
se atreve, se acerca, el olor de la cáscara de plátano en la mesa
la tienta

-acércate mosca, mosquita muerta y te lanzo un zarpazo-
te gustaría que te eliminara

puedo actuar como un dios algunas veces
pisoteando hormigas y aplastando moscas

hay muchos que les gusta ser moscas

y morir aplastados debajo de sus dioses
el clic del encendedor te asusta ah

parece que el humo no te gusta mucho,
vuelves, los círculos son más largos

estás nerviosa mosca negra
giros elípticos eh, me quieres impresionar

estamos solas
las dos negras y solas, esa cáscara de plátano es mía
creo que te interesa mi tazón de café
me voy a levantar espera, extiendo la manos, ella se acerca
estamos cerca, le digo:-ven estamos solitas- con voz de político
lanzo un manotazo a ver si la atrapo en el puño cerrado
pero vuela ágil ya no la veo más, la asusté
shhhhh ha vuelto, ha vuelto, ahora vuela alto, nerviosa, tiene miedo
descubrió que quiero algo ilegal con ella,

matarla por ejemplo y tirarla en la telaraña del rincón

allí duerme mi araña preferida
esa, sólo sale cada vez que cazo moscas
a veces para alimentar a algunos hay que matar a otros
La veo, por fin se ha detenido en la cortina

se esconde detrás del telón de la doble cortina verde.


20 de septiembre de 2009

Miedo de bicharracos


Lo mejor que pueden hacer algunos bicharracos
es morir detrás de la puerta o colgados de lámparas ajenas
cuesta olvidar completamente a ciertos miserables
especialmente si los encuentras camino bajo sombras de la tarde
en bodas de enanos, cantatas de navidad
o en la misa de esa vieja pesada y enemiga de pelotas de niños
es mejor siempre caminar de espaldas a los estúpidos
para que digan adiós cuando tu vienes llegando
pero lejos lo más difícil es decir a la solterona de falda apestada
que tenga esperanza, porque sabes que de tan arrugada
el tiempo se hinca como ácaro en su frente
de seguro todos corremos tropezando o caminamos a saltitos
pero no es la vida lo que nos apura, es la muerte
como destiempo y no es la muerte un paso que queramos dar
pero es el único que nos gustaría trampear
o falsear, o amordazar, darle un olé
un escupo al menos, pero como dijo el filósofo ese
no podremos decir "he muerto"
al menos que baste enterrar primero al enemigo
antes de comenzar a vocalizar mal las palabras
como miedo por ejemplo:
"si digo que tengo miedo,miedo sobre miedo
a la altura del miedo,mido el medio miedo"
no sé para que sirve decirlo bien
si aburre tanto amago de perfección pataleando antes de morir
lo único que consuela es que estaremos perfectamente muertos
de otra manera, la pelá sólo pasa a pegarnos chirlos.

19 de septiembre de 2009

7 de septiembre de 2009

Vengarza



Juan Doler solía comer en el restaurante Don Pepinillo. Después volvía al taller mecánico y dormía una corta siestecita. Cuando llegó vio algo extraño. El pozo donde cambiaba el aceite estaba lleno de plumas. Pero como no estaba el patrón, no iba a salir de la duda. Se acomodó entre las cámaras de los neumáticos. Inesperadamente un agudo y largo pico le clavó en pleno corazón, después picotazo a picotazo lo arrastró hasta el pozo. Resbaló hasta el fondo y allí dos gruesas patas negras le taparon la boca.Sus ojos volaron desde las cuencas hasta el tambor de aceite quemado.
- Viste Juan Doler, te dije que no botaras el aceite en el canal de las garzas- susurró el patrón.

5 de septiembre de 2009

Me dijo: estás cometiendo un error y le miré por primera vez o por segunda, ni me acuerdo haberle mirado alguna vez o más de alguna vez o tan siquiera una mínima vez, por eso nunca le creí que estaba errada... o lo estaré al no recordar ni una vez, es que a veces no existe la vez pasada o como dicen en el campo "la es pasá" eso si lo recuerdo pero no tiene que ver con este otro error presente.