30 de junio de 2007

Nos confesamos

Me confesó que miró a otra
durmió en otras sábanas
y se excitó con otro gemido
le dije;también yo...
para quedar a la par
y escupirnos vergüenzas


Sylvia Rojas P.

Dedos de Carbón

Deseo tener dedos de carbón
para escribir sobre las paredes
cuando las palabras me atormentan
de día o de noche
nunca me dejan en paz
me buscan,
seducen,
acorralan,
enloquecen,
saben que deben partir mi sien
con granitos de pólvora creadora
y encontrarme en cada átomo
de la incorruptible idea.

Dedos de carbón,
para atrapar las musas insolentes
que me doblegan,
y me hacen:
crear
inflar
soplar
silbar
vomitar
babear
estampar
el grito de la poesía
¡ay criaturas indomables!
es la mente la infinita
sólo mis lápices
¡nunca están donde deben!

¡Y entonces!
¿Me darás Dios, dedos de carbón?
para despertar de noche
y escribir en mis sábanas
en los pliegues de mi piel
los semáforos rojos
las boletas de tiendas
esos pasajes de buses
alguna servilleta de burdel
el asiento de un auto
esa tarjeta de red
una ventana cargada de rocío
esta pared del baño,
mi cajetillas de cigarros
en cada especie de hoja
en algún miserable papel
que algún día fue;
semilla
planta
árbol
astilla
celulosa
oro verde.
¡Eha! Dios
¿y mis dedos de carbón?




Sylvia Rojas P.

29 de junio de 2007

25 de junio de 2007

Eso

Lo que duele es...

que el rostro no dé la cara

para escupirle

que no soy humilde

aún dando la cara y el rostro


Sylvia Rojas P.

23 de junio de 2007

La vi cerca

Acabo de ver la muerte
me hizo un guiño
aquí cerquita
y me heló
¡desgraciada!
pasar tan cerca
espero que no se haya equivocado
y quiera volver esta noche otra vez


Sylvia Rojas P.

22 de junio de 2007

¿Y si naufrago?


Si naufrago...
¿quién verá hundirse mi barca?
¿las olas?
¿el viento?
¿la ribera?
¿el fondo lodoso?
¿el lago profundo de tu corazón?
¿quién?
además...
¿a quién le importará?





Sylvia Rojas P.

'Non, je ne regrette rien'.



Non, rien de rien, non,
je ne regrette rien
ni le bien qu`on m`a fait,
ni le mal
tout ca m`est bien egal
non, rien de rien, non,
je ne regrette rien
c`est paye, balaye, oublie,
je me fous du passe
Avec mes souvenirs
j`ai allume le feu
mes shagrins, mes plaisirs,
je n`ai plus besoin d`eux
balaye les amours avec leurs tremolos
balaye pour toujours
je reparas a zero
Non, rien de rien, non,
je ne regrette rien
ni le bien qu`on m`a fait, ni le mal
tout ca m`est bien egal
non, rien de rien, non,
je ne regrette rien
car ma vie, car me joies
aujourd`hui ca commence avec toi

Ya

Ya, ya me decidí
seguiré jugando a que te recuerdo
pero la verdad es que
la verdad es que me importa
casi nada
y en estas cosas
casi
es una mierda.

18 de junio de 2007

Ahogos

Vil recuerdo que ahoga,
cercena y mata el aliento

Tuve compasión
y para no ahogarme también
cogí de su pecho todo el olvido
se lo di a beber de un sorbo
entonces los ojos de angustia
subieron al cielo.

Dejé las últimas gotas
fue suficiente...
vi pasar los mios
no tuve opción
el infierno se desplegó
ardiente y maldito

Sylvia Rojas P.

9 de junio de 2007

Me deslizo


Asi llegué, silenciosa, llena de miedos
así me voy, sin valentía y muda
no hay diferencias, todo es igual
siempre hay fuerzas que me llevan a algún puerto
y son las mismas que suelen volver por mi.

Recuerdo


(Ismael Serrano)


Me levanto temprano, moribundo.
Perezoso resucito, bienvenido al mundo.
Con noticias asesinas me tomo el desayuno.

Camino del trabajo, en el metro,
aburrido vigilo las caras de los viajeros,
compañeros en la rutina y en los bostezos.

Y en el asiento de enfrente,
un rostro de repente,
claro ilumina el vagón.

Esos gestos traen recuerdos
de otros paisajes, otros tiempos,
en los que una suerte mejor me conoció.

No me atrevo a decir nada, no estoy seguro,
aunque esos ojos, sin duda, son los suyos,
más cargados de nostalgia, quizás más oscuros.

Pero creo que eres tú y estás casi igual,
tan hermosa como entonces, quizás más.
Sigues pareciendo la chica más triste de la ciudad.

Cuánto tiempo ha pasado desde los primeros errores,
del interrogante en tu mirada.
La ciudad gritaba y maldecía nuestros nombres,
jóvenes promesas, no, no teníamos nada.

Dejando en los portales los ecos de tus susurros,
buscando cualquier rincón sin luz.
"Agárrate de mi mano, que tengo miedo del futuro",
y detrás de cada huida estabas tú, estabas tú.

En las noches vacías en que regreso
solo y malherido, todavía me arrepiento
de haberte arrojado tan lejos de mi cuerpo.

A ahora que te encuentro, veo que aún arde
la llama que encendiste. Nunca, nunca es tarde
para nacer de nuevo, para amarte.

Debo decirte algo antes de que te bajes
de este sucio vagón y quede muerto,
mirarte a los ojos, y tal vez recordarte,
que antes de rendirnos fuimos eternos.

Me levanto decidido y me acerco a ti,
y algo en mi pecho se tensa, se rompe.
"¿Cómo estás? Cuánto tiempo, ¿te acuerdas de mí?"
Y una sonrisa tímida responde:

"Perdone, pero creo que se ha equivocado".
"Disculpe, señorita, me recuerda tanto
a una mujer que conocí hace ya algunos años".

Más viejo y más cansado vuelvo a mi asiento,
aburrido vigilo las caras de los viajeros,
compañeros en la rutina y en los bostezos.

Tu voz

Era tu voz la que nunca se fue
era mi voz, tu voz
la voz que amé...

Aún falta la boca
que sujeta tu voz
para besarla sobre tu voz
y seguir amándola
con la boca de mi voz

Anoche

Anoche caí en lo profundo de sus ojos y le vi...

Soy

Soy tonta como los animales
que saben hablar
pero como olvidan lo que van a decir
entonces callan…

Ordeno

Conmigo no seáis sinceros
sed falsos
que puedo escuchar
y creer tus verdades

No seáis sinceros
que la verdad duele
y me escondo bien
detrás de un cristal
o del aire que pasa
silbando verazmente
detrás de mí

Amo

Amo el lugar falso donde vives
allí donde pisa tu pie falso
La lejanía es tan sólo una palabra falsa
¿Te parece que subamos juntos
a la cumbre del falso tiempo
y desde allí nos enviemos
falsas cartas de amor falso?

8 de junio de 2007

Misterios

Yo no sé si lo que está en mi, está en usted…

Abecedario en vivo

Maravilloso abecedario trocado de mis niños
cantan temprano por la mañana sus días de hambre
un sorbo de leche y abrazos tibios
calma el lenguaje de sus vientres
sobre algunos ruegos escondo el rostro

¡Por favor señorita no me enseñe la P de pancito
ni la L de leche, que me aprendo de un golpe la H de hambruna!
Elimine la V de vino, que mi padre es buen lector de ella
tal vez si el encontrara la T de trabajo...

Señorita algunas letras son esquivas y prefiero olvidar
saltémonos la F de frío, que mi hermana tiembla
Señorita entrégueme la M de mamacita y
y una vocal amistosa como la A de amor

Me gusta la P de perrito, me calienta los pies
cuando la C de cartón no me quita el hielo
y que linda suena la R de recreo,
porque en el comedor de mi escuela hay galletas a granel

Señorita olvidémonos de la D,
mi hermano arranca, delirando por droga
me gusta la S de sonrisas
la E de esperanza siempre me regala alegrías
y la J de justicia me la aprendo de frentón

7 de junio de 2007

Te perdono

Te perdono
te perdono por no amarme
como el amor ama
libre y atrevido
con más pasos
que detenciones

Te perdono, por dejar libre el amor
Te perdono sin perdón...

2 de junio de 2007

No pensé...

Que

subir

alto

me

llevaría

a

conocer

cuervos...

Hambre de luna

Hay noches
sobre todo hay noches,
en que gustaría comerme la luna,
descubro que parece una hostia,
de redondez completa frente a mí
incitante y lujuriosa
y con tan sólo abrir mi boca…
Otras noches
cuando es menguante
la saboreo
porque cabe justo en la medida de mi sonrisa.