26 de septiembre de 2007

En la mira













Algo me ha quitado

la palabra amarga

no estoy sana, ni en equilibrio

pero he visto alejarse el péndul0

que solía golpearme…

quizás vuelva con más fuerza

no es mi problema

cambiaré de rumbo

no podrá acertar

un blanco que no existe

ni yo le daré el placer

de estar en su mira.




21 de septiembre de 2007

Primavera
















Las aves no saben
que el sol ha regresado
de su egoísta punto invernal
y florecen sin alas.






Sylvia Rojas P.

José Dicenta Sánchez...Amor desolado

Letra: José Dicenta Sánchez
Música: Alberto Cortez




Yo puse el esfuerzo y ella la desgana
yo el hondo silencio y ella la palabra,
yo senda y caminos y ella la distancia
yo puse los ojos y ella la mirada.

Quise entre mis manos retener el agua
y sobre la arena levanté mi casa,
me quedé sin manos, me quedé sin casa,
fui raíz oscura, y ella tronco y rama.

Para que la cuenta del amor sumara,
ella puso el cuerpo, yo el cuerpo y el alma.
Era toda viento, yo todo montaña,
yo pura resina y ella pura llama.

Una noche oscura se fue de mi casa,
cegaron mis ojos para no mirarla,
para no seguirla cerré las ventanas,
clausuré las puertas para no llamarla.

Puse rosas negras sobre nuestra cama,
sobre su memoria puse rosas blancas
y a la luz difusa de la madrugada
me quité la vida para no matarla.

Yo lo puse todo: vida, cuerpo y alma,
ella, Dios lo sabe, nunca puso nada,
nada, nada.



19 de septiembre de 2007

15 de septiembre de 2007

Misteriosa senda


A veces creo saber

por donde va la misteriosa senda

e intento trazarla con esta mano

otras veces silencio mi boca

y escucho al viento de la vida con este oído

la vida gira y silba

silba limpio,

silba atemorizante

silba y gira

todo es un repetir de vida

la mañana ida esta mañana

se ha convertido en mi tarde

luego, cuando se avecine la noche

limpiaré el último vestigio de cobardía humana

y comenzaré lentamente a dibujar una ermitaña

acomodaré la lámpara cerca de la ventana y veré pasar

largamente el difunto de nubes que clavan la noche

y en su espesura más cruel

veré deslizar los que tiemblan con el vino

los que roban estrellas de cuartos ajenos

y siembran genes en ombligos profanos

silbaré bajo

para que las parejas

que se besan bajo mi ventana

puedan correr a otra esquina

si hay niños jugando

emitiré rugidos de loba

para oírlos gritar y correr

si algo me delata, la cortina transparentada de encajes

servirá de velo sunamita

y cuando el brillo de la medialuna

comience a reflejarse en el pozo marrón

iré sigilosa paso a paso, sin tocar madera

saliendo de mi escondite

y las escaleras que detienen la puerta

se harán remolino y vértigo

bajaré a la calle y desde allí

llamaré tinieblas

nadie me vea

nada me asome

nadie me atisbe

nada me muestre

untaré el rostro con cenizas

y cuando el gallo dé sus tres sones

abortare la soledad

y cómo fugitiva amoratada

huiré como lo hago todas las noches

a mirar como los seres

cenan largas noches de deseos

y se ofrendan postres almibarados

inquiriré; ¿de qué pago quedan exentos?

Porque al regresar al siguiente día

silban falsas canciones de regreso

y se estacionan con un alma alojada lejos

Esta senda es la que me hace hurgar misterios

estas sendas, son las que me obsesionan

noche tras noche, calcino momentos

pero la hoguera de mi vida sigue estando fría

4 de septiembre de 2007

Corazón

¿Te habré cansado?
si es así...
tienes libertad para latir
al ritmo que desees
libertad también para detenerte
si así lo deseas
pero exijo,
que antes me avises
para pedir extremaunción de
chiletabacos


Por ti dejé la sal...
que el mar la escupa por mí
dejé el aromático café,
con algunas lágrimas
pero no me pidas que deje mis cigarros
no es justo que pidas tanto
si me has dado sólo latidos dolorosos
y más encima te vengas
porque llevas el son de mi vida

¡¡¡bonita la cuestión!!!

3 de septiembre de 2007

Miradas

Una mirada se levanta
la otra se inclina
las dos miran nortes diferentes
la palabra que nace es diferente
una dice: que ella es
la otra; eso dicen que soy
y antes de rodar la cabeza
una sigue elevada
la otra se deja guillotinar
si reconoces quien eres
dirás de ti
lo que dice tu mirada

2 de septiembre de 2007

Así me veo

Así me veo
como tardes que se acaban
en abrasadas piedras de río
como mesas polvorientas
en bares de caminos de tierra
silenciosa
como esos faroles encendidos

en tardes de mecha larga y humeante
me veo,
sobre el espejo de la vida
invito a verme.

Pero es tarde…
es tarde para verme
como espuma alba
bailando en olas de océano
como crepúsculo virgen
renuevo verde
esperanza alegre
nada hay que me de certeza
nada me ilumina.

Hay vientos antiguos
que peinan mis sueños
madrugadas eternas
sin un sol guiador
noches sin teas
sin abanicos de brisas
con cerrojos oxidados
miedos y dragones profundos.

Siento que me voy
con la manada
que baja silbando despedidas
coro de pueblo
que atisba notas de lejanías
un ramo inerte de adiós
habitando en las duras
canteras de la vida

Hay estampidas de huidas en mi boca
siempre las hay
me aligeran la respuestas
complacen las miradas
me enmudecen la lira
escondo la brújula
no se leerla.
la nombro mi norte.

Así me veo enloquecer
en calma,
pero como gotera continua
que taladra la roca
lenta, me desdibuja
no hay un mundo paralelo
para esta carne cobarde
insatisfecha
muda
sin rumbo cierto
así… no quiero verme más.