3 de febrero de 2008

Voy hacia la senda llamada oscuridad



Voy hacia la senda llamada oscuridad

tropezando y tambaleando sin fuerzas

Gritando como van algunos locos

¡traición, traición!

Todo es flagelo y ruina, todo es hiel y espinas

al tormentoso río de odios hago muecas

para que desborde y me arrastre

iba hambrienta, sigo hambrienta, buscando, palpando

por si en algún páramo encuentre consuelo.

Ahora sumergida en la fatalidad

en sombras de cuervos que desgarran el corazón a cada espolón

decido exigir teas y respuestas

pero me enceguece el cruel rayo revelador

Me desgarra ver, vago ciega

voy sembrando risas, bufando como polilla

coqueteando hasta regalar mis alas

e iluminar un segundo la traición

Tengo una espina clavada, desangrándome y no logro ver

porque las cobardías son manojos de cánticos fúnebres

que no se distnguen entre tanta pestilencia de mentiras

y adornos de avatares sin piedad.

Sleeping Girl (Dormeuse) -1943

Balthus - Arte Figurativa

Sylvia Rojas P.

8 comentarios:

Ramona dijo...

Shyvy, ¡uy! niña, me dolió el corazón o algo similar ubicado a la misma altura, este hablante lírico ha hecho del poema una verdadera catarsis que me ha conmocionado.

Ramona "cataléptica"

Otra vez Ramona dijo...

A propósito de Rachmaninov, te recomiendo que veas la película
Claroscuro (o SHINE) de Scott Hicks...


Eso.

Sylvia Rojas Pastene dijo...

Ramoncita, niña bonita,gracias por tener el corazón de carne, lúcido y sensible. me alegro por él, cuídelo eso si, que a veces las catarsis son en cadena ja ja ja

Gracias por la película, la buscaré

Ramona dijo...

¿Quién apagó la luuuuuuz? jaj jajja

mentecato dijo...

Vengo desde donde Navero a saludarte y a leerte.

Un abrazo.

MI CORAZÓN AL DESNUDO Y CON FRÍO dijo...

Debo decile dama poeta que las traiciones no se iluminan jamás de los jamases. La traición pertenece al mundo oscuro, alli donde la luz no entra ni por las moscas. Estoy de acuerdo, eso si, que los poetas autoflagelantes sean habitués de esos lugares del fin del mundo, pero en ningún caso han llegado victoriosos, puedo darle nombres, Pizarnik, Plath, Essenin, Rodrigo Lira, De Rokha y familia, Adolfo Couve, Kostas Karyotakis y María Poliduri, Cesare Pavese, Paul Celan, etccccc.
Pero sabe una cosa, ud tiene algo bueno: tiene esa testarudez o empecinada terquedad por querer cambiar el mundo... desde su particular punto de vista.
Beatíficamente suyo
Trapelakucho Antorchado

Sylvia Rojas Pastene dijo...

Mentecato, ayer juro, con la mano en cualquier parte, que habia dejado una respuesta, y ahora vengo y nada.

Quizás se levantó una brisa y mi navío hizo agua, pero acudí a los esquifes, te aseguro que me fui en uno y hoy nada, sólo mar y cielo.

Gracias por pasar desde Navero hasta mis navíos.

Sylvia Rojas Pastene dijo...

Señor Trapelagata

No pienso volver victoriosa, es más no regresaré ja ja ja

Ve que construyen arcos para recibir a los victorioss y soy enemiga de las coronas y vítores.

Acerque la tea, que hay tinieblas y falta calorcito

P.D. Y si yo le digo que se puede ver la cara de la traición,Ud. debe hacer como que me cree.

Abrazos