20 de julio de 2008

Sin opción
















No camino por veredas

tramposas llenas de raíces.

En el cemento reventado

asoman todas las verdades.

Me voy por la calle

para tropezar y caer

directo en las cloacas.

6 comentarios:

Beatriz dijo...

y si caigo a la cloaca, por favor no me salven ¡total! ya tengo lleno de mierda el corazón.

Besos mi amiga .

Kato Ramone: Los Rincones Oscuros dijo...

Comento acá, pues me gustó esta intensa brevedad, y nota que lo dice alguien que no es muy dado a los breves poemas (sabiendo, oh paradoja, que por "genes" la poesìa deberìa tender a la brevedad, hacia EL verso: pero claro, ese verso puede contener desde el silencio, a una rama, a un infinito, a un abecedario completo en todas las lenguas y etc.). Lo que quiero decir es que me siento muy a gusto, regalado visitando este blog. El poema anterior, cambio, es excelente, cambio, tambièn, y lo he disfrutado harto, cambio... admiro esa capacidad de escribir harto pero bien, harto y bien. Hay que echarle, es meritorio y lo admiro y observo con un dejo de envidia, jejeje, cambEo y juera.
KR

Sylvia Rojas Pastene dijo...

Bea, que oscuro y fétido está, habremos caído ya, o vamos cuesta abajo en la rodada...ey se ve luz, poca, pero mira, fuimos a dar al mismo rio que traga aguas limpias y oscuras, el borde está cerca, ya vamos a patear piedras.
El corazón se repone una y otra vez.
Un gran abrazo amiga

Sylvia Rojas Pastene dijo...

Y yo termínaré amigo mío por creerme buena. Nunca me la creo,es que mientras más busco la luz, creo estar más a oscuras y vago a veces, las más, con una incertidumbre que me atormenta.
Me tiene fascinada el realismo sucio ( ud sabe) rondando su blog lo robé con alegría, robo a todos, sus otros mundos.
Abrazos alegres y lluviosos, llueve sobre mi oscura ventana tonta.

Benedicto González Vargas dijo...

Amiga mía,
no te espantes,
si por las veredas reventadas
asoma la desgracia o la falsía.
Amiga mía,
no desmayes
aunque caigas y tropieces
nuevamente cada día.
Amiga mía,
es apariencia
pues tu siempre transitas
por la amarga y dulce poesía.

Sylvia Rojas Pastene dijo...

Benedicto amigo y colega.
Gracias por pasar y dejar tus versos.
La vida, la vida... nos da una sonrisa y luego de la mano una carcajada amarga y el telón sigue subiendo...

Un abrazo grande.