27 de mayo de 2008

Llueve sobre mojado













No hay soles brillantes esperando a todos después de la lluvia.

Ni sonrisitas de esperanzas, envueltas en frazadas ajenas de poco uso.
Eso quieren hacernos creer los que tienen casa propia
y auto 4 x 4 frente a su puerta de servicio.
Ni es tan linda la cordillera alba, porque es sinónimo de tiritones nocturnos.

Los que trabajamos en escuelas frías, donde el viento,
parece que se arremolina dentro
sabemos lo que es un soplo tibio de respiro en las manos.
Preparamos un tecito caliente y nos preparamos a temblar de frío
mientras compìto con mis alumnos, a quien tiene la tos más pollenta
a cual le transpira más el pecho y se le parte la cabeza a tirones.
A quien le queda aún agua en los calcetines
quien hace más glu glu con sus zapatos
o quien durmió con más perrofrazadas.
Podríamos medir las ñatas, pero soy asquerosa
y abundo en papel confort en mi mesa.

Nos apretujamos contra la ventana, para ver como afuera el viento sigue haciendo de las suyas, maricón este viento y poco justo.
Por qué no va a volar el techo del Líder o del nuevo Jumbo que se acaba de instalar
para adueñarse de nuestros bolsillos y debilidades.

No pienso enseñarles los puntos cardinales
ni los movimientos de la tierra, menos sobre los años bisiestos,
nada de eso le sirve al hambre, ni al frío.
Creo que le enseñaré una canción de protesta,
para que al menos sepan que las utopías tampoco alimentan, pero nos sostienen.
Cantamos y va a caer
y va caer, una gran lluvia
y va caer sobre las pozascasas
agüita para el maíz
para el arroz
para las papas.

Voy al almacén del frente y compro marraquetas con queso
tengo azúcar y té en mis tarritos
nos rejuntamos, para compartir calor, y resulta.
Inventamos sonrisas y jugamos al ludo, a los encajes
con bloques lógicos o a la ruleta del lápiz
marcamos dibujos con papel de copia en los vidrios de las ventanas.
Juego como ellos y peleo por mi turno.
Mientras desde la cocina de la escuela, comienzan a huir los aromas del almuerzo.
Algunos creen que los pobre no sonríen
vieran como sonríen al desayuno con dos galletas en las manos
y una leche espesa que si pudieran botar, lo harían.

Si hay otra dictadura en algun lugar del mundo
les pasaré el dato, que den un sorbo de esa leche de limosna
para hacernos cantar.
En la colación sonríen más, tirándose las cáscaras de naranjas
y repitiéndose hasta quedar tiesos
hay que aprovechar la abundancia pasajera, muchos no llegaron
les llovía sobre mojado.
La verdad... les llueve sobre mojado eternamente.

11 comentarios:

ALBERTO NAVERO dijo...

Estimada que le puedo decir.
Guardo silencio y pienso en lo que nos entrega con su pluma afilada.
Me gustó mucho este gran paseo por la lluvia de los ojitos mojados y la alegría a pesar de tener los calcetines mojados
Atte lluvioso
Navero

Sylvia Rojas Pastene dijo...

Amigo:
Estoy tan resfriada como ellos, seguro son sus virus, los acojo con bondad, al menos tengo casa que no se moja, pan y cama caliente.

Y mi hija calor de madre presente.

Un abrazo goteado de afecto

Anónimo dijo...

Caramba, carambolas que está acertiva, que le digo, que fui a su escuelita cubierta de agua y barro, todo ese patio enorme lleno de agua, ve que conozco su Aerópago.
Bien, que les enseñe a cantar y a soñar.
Mis abrazos y reverencias mi Zurda.
Barba Azul

Sylvia Rojas Pastene dijo...

Ciertamente Ud. conoce mi Areópago (je)
Se moja cuando llueve igual que los demás cof, cof,cof.
Puchas que me dicen zurda, y soy siniestra.
Un abrazo con 38º

Anónimo dijo...

Querida Tuetonia:
Cuánta ternura, cuánta lucidez, cuánta calidez, en fin , en fin , en fin... he hallado en sus versos, se me apretujó el corazón y he sentido vergüenza de mi egoísmo cotidiano, he dicho glup y plop y ops y uy...me ha zamarreado con sus versos y me ha hecho recordar lo esencial de la vida, también he recordado a la otra gran poeta, doña Gaby y sus "piecesitos" tan hondos y tan críticos hacia los que no vemos o no queremos ver....
¿Que más puedo decir? Escriba, escriba versos, versos lindos, versos como caricias y como bofetadas, escriba , escriba escriba, que aquí se le lee y se le disfruta ...

Un abrazo de Ramona Tué tué.

Sylvia Rojas Pastene dijo...

Querida poeta Tué-Tué
Todos nos parecemos, en los olvidos y los recuerdos, los egoísmos los aciertos.
Si nos ayudamos a cargar con ellos, se harán más livianos.
Mientars seguiré su consejo,desde mi camita de Tué-Tué enferma, escribiré con tos y sin tos cof cof.

YO NO DISCUTO CON DIOS
ANDRES RIVANERA

Yo no discuto con Dios;
El sabrá lo que hace, pero
hoy se le pasó la mano
y me pegó hasta en el suelo...

De entrada, me cortó el lazo,
y el trenzado, nada menos,
un toro negro que andaba
de ayer con la bosta hirviendo.
Encima, me corneó el bayo
cuando se nos vino al cuerpo
y a mí por poco me saca
encumbrado entre los cuernos.
Después se aflojó la cincha
al ladearme en un encuentro,
y anduve arando a la fuerza
unos metros por el suelo.
Menos mal que en el porrazo
no me quebré ningún hueso.
En cambio, rompí la manta,
perdí un corvo casi nuevo,
y me hice en una rodilla
un tajo de geme y medio.

Después de una media siesta,
que me compuso algo el cuerpo,
me apreté a morir la faja,
me eché un aguardiente al seco,
y para andar más seguro,
ensillé mi viejo overo,
con el que aguanté hasta lo último
sin aflojarle ni un pelo.
¡Que cuando uno está de malas,
no hay que andar con vasos medios
sino empinarse hasta el concho,
aun sabiendo que va muerto!

Así me gané un respiro,
peleando a lo indio en el suelo,
hasta que, de vuelta al rancho,
pisó mal el pobre overo,
y en un hoyo maldecido
se me mancó sin remedio.

Llegué con noche cerrada,
molido y muerto de sueño,
y ahí ya fueron las diez de última,
porque me tenía mi suegro
la nueva de que a las cinco
mi mujer tomó el expeso
y se fue, quién sabe a dónde,
sin dejar ni un hasta luego.

Yo debía conocer
las uvas de mi majuelo,
ya que ,al mes de andar con ella,
me tiró un pial con el cuento
de que era mío el encargo
que traía ya en barbecho;
pero si esto pasa ayer,
hoy moviera tierra y cielo
buscándola enceguecido
para hacer un escarmiento.
En cambio, hoy todo lo que hice
fue decirle al pobre viejo:
¿se fue? ¿ y por tan poco, taita,
se ha perdido el primer sueño?
Y es que en un maizal de males,
¿qué hace un choclo más o menos?
Por suerte, me dejó el crío
que, aunque no es mío, lo quiero.
La manta será frazada
del pobre huacho este invierno.
Tengo otro puñal. Del bayo,
quizá no sirva ni en cuero.
La pierna no me preocupa:
ya se hará sola un remiendo.
El lazo quedó botado
donde falló, y el overo,
mancado y todo, por noble
merece morir de viejo.
A ella, que le vaya bien
y se dé gusto sin miedo.
Aunque me arruinó la siembra
con sangre yo no la riego.

Por eso es que no discuto
con Dios, pero a ratos pienso
¿me habrá tomado por otro
o le habrán ido con cuentos?

Así que mientras pasa mi licencia, escribo con ganas, por si muero ja ja ja

Sertal dijo...

Gracias Shivy por tu comentario en Atina.
Fue grato para mi que me invitaran a dar una simultánea, curiosamente en una feria del libro ¿sincronismo?.
Sergio

Luis Amador dijo...

Llueve sobre mojado a miles de seres en este multiverso cargado de existencias malogradas y tristes acontecimientos que evocan a un oscurantismo.,...

Espero veros el viernes...

Saludos

Amador.

Luis Amador dijo...

Ah! pasa por mi blog =D

Sylvia Rojas Pastene dijo...

Estimado Sergio:

Me demoré. No fui capaz ayer de sentarme aquí. Espero que se hayan juntado los valientes mosqueteros anoche.
Me sentí orgullosa de Ud. por estar allí, como maestro. (Silvia tocaya calma, ja ja ja)

Un abrazo a los dos.

Sylvia Rojas Pastene dijo...

Amador muy amado:
Disculpe no pude ir, tengo para rato de encierro.

Prometo no pasar ningún invierno más, no al menos en esta latitud.

El frio es una trampa anticipada, para que sepamos como huelen siete metros bajo tierra húmeda.

Animo los jóvenes, que de uds dependen estas cuatro tablas de poesía para América.